Sankara. Parcería y sus parceros


Llegar caminando desde Alameda hacia la Plaza Concha y Toro, donde hoy Sankara lanza su disco Parcerías, resulta un lindo comienzo para un paseo que no acabara con la música. Nos topamos con el escenario que bloquea uno de los cuatro accesos a la plaza misma, damos la vuelta y entramos por donde debemos.

 

14-por-jorge-nogales
Escenario. Foto por Jorge Nogales.

 
La plaza ha sido habitada por completo por el concierto. Hay una tarima sobre la que descansa la marimba de Ricardo Herrera, uno de los parceros convocados por Sankara para este disco. Será él el único en estar sobre el escenario, ya que la música hoy se hace a ras de suelo. Los micrófonos se apoyan sobre los adoquines de la plaza y sólo una parrilla de luces, que alumbra desde el suelo, separará al público de los músicos. Haciendo que este concierto se sienta más íntimo; que nos sintamos todos más cerca de lo que ahí va a suceder.

Una feria artesanal bordea la plaza, cosida a los bordes de los edificios, adornando aún más esta plazoleta de Santiago centro; ayudando a transmitir el sentimiento que tiene este concierto: este espacio es público y nosotros somos público.

Fernanda Mosqueda y Felipe Valdés, el dúo Sankara, visten de blanco y caminan por la plaza preparando el comienzo del show. La luz del día se va y empiezan a funcionar las luces que apuntan al escenario. Fernanda se para frente al micrófono y comienza a cantar las primeras notas de “Cuatro Décimas por el Fuego”, a la que Felipe se suma al poco andar. Para suplir una ausencia en el concierto, el inicio de esta canción tendrá, por única vez durante el concierto, música envasada. La grabación de Raimundo Santander en el guitarrón chileno acompaña las voces de Sankara y las décimas de Cecilia Astorga, quien sí está hoy presente en Concha y Toro.
 

sankara
Felipe Valdés y Fernanda Mosqueda, el Dúo Sankara. Fotos por Lupe Puentes.

 

La segunda canción es la obra dividida en 3 actos Coca, Chuño y Chicha. Una pieza musical que requiere casi de todas las manos que grabaron en Parcerías. Se ubican bajo las luces, con sus instrumentos,  gran parte de los parceros que esta noche compartirán el escenario con Sankara: Nelson Vinot en fagot,  Quique Cruz en ronroco, Jose Antonio Luna en zampoña, Ricardo Herrera en marimba y vibráfono, Gonzalo Ramos en percusión, Felipe Martinez en bajo, Pablo Gutierrez charango gualaicho, Cristobal Rojas en charango, el coro de Nacho Andrade, Pablo Moraga, Cristina Cardenas, Danae Smith y los relatos de Andres Ramos. Es un tema enorme que cuando acaba nos tiene a todos soltando aplausos que teníamos guardados por más de 15 minutos.

Las canciones se suceden y vemos a sus músicos y amigos entrar y salir de escena. Ahí pasan otros colaboradores de siempre como Juan Antonio “Chicoria” Sanchez, María Acuña, Carmen Vilches y Tata Barahona, estos dos últimos los únicos parceros que comparten créditos de autoría en este disco. Sus canciones Agüita Corre y Dueña de Casa (respectivamente) tienen sus versiones en “Parcerías”. De hecho, de estas dos colaboraciones fue que surgió la idea de hacer un disco con invitados, según nos contó Fernanda en conversación con La Revuelta al Mundo.

“Estos dos temas están hecho desde hace tiempo. Por lo menos del aguita corre ya hay un arreglo desde el 2013… Y la idea fue de nuestro sonidista, Pablo Contreras, que nos dijo ‘bueno si ya han hecho todo esto’ deberían grabarlo”

La música de Sankara y el lenguaje que comparten Felipe Valdés y Fernanda Mosqueda es algo que ya hemos mencionado en otras ocasiones, y hoy se extiende a sus parceros. La música que está sonando en Concha y Toro es pulcra y elegante; cálida y serena. Los timbres de todos los instrumentos comparten el espacio de cada canción casi lógicamente, entendiendo cada uno la labor de cada otro y sabiendo su lugar. Y es lo mismo para los temas con un decena de instrumentos como para los que tienen 2 o 3. Los Sankara, sus parceros y todas sus combinaciones, suenan bien.

 

parceros
Parceros. Ricardo Herrera y Carmen Gloria Vilches. Foto por Lupe Puentes

 

Tiene sentido haber vestido esta plaza para que esta música sonara en ella. De otro modo no se hubiera sentido en casa. No es cualquier ocasión para los músicos, no debiese serlo para su escenario.

La música y el ambiente se mezclan tan bien que nadie parece notar que la fuente al centro de la plaza ha estado funcionando sin parar con su ruido de agua y tenue generador, durante todo el concierto.

 

No todo el mundo consideraría un trabajo tan grande, tan en serio, para un concierto que se habrá acabado en poco menos de una hora y media. Pero no todo el mundo tiene el respeto y amor por la música que tienen los Sankara y sus parceros. Y es que esto no se trata de hacer bonito un lugar donde tocar música, es hacer bonita una experiencia de escuchar música. Una labor de dedicación que agradece AL público por venir y escuchar. Desde las sillas, dispuestas para quien quiera, hasta el pancito con pebre y jugo al final del concierto. La experiencia es lo importante para este grupo humano que hoy estuvo tocando, iluminando, grabando, adornando y haciendo sonar la música en Concha y Toro.

 

plaza-edit

 

Se me acaban los adjetivos para el trabajo que Sankara y la gente que se involucró en este trabajo, pero si te puedes quedar con algo de esta nota de celebración que sea esto: asiste a un concierto de Sankara (o Merkén), y conversemos de cómo se siente la música cuando se trata con cariño.

 

Si quieres escuchar el disco y saber su historia escucha aquí:

 

 

Comentarios

Leave a comment

Su dirección de correo no se hará público.