Intimo en el Barrio II. Una casa para la música


El pasado Sábado 23 de Julio llegaba de nuevo a la casa Merkén en Santa Elvira. Esta vez para transmitir por Radionauta, el segundo de seis Intimos en el Barrio, la serie de conciertos íntimos ejecutados en las vecindades del barrio Matta, organizados por el grupo Merkén.

Al entrar en la Casa (así, con mayúsculas) de Santa Elvira, e ir avanzando por sus espacios, se va experimentado lo que significa un concierto curado y producido por músicos. La Casa está siendo utilizada en casi todas sus habitaciones. En el living, los luthiers Roberto Hernández y Claudio Rojas ( Antilko Instrumentos ) reciben a la gente exponiendo sus trabajos. En el patio interior, un computador que controla las luces, y las personas que mueven sus controles, comparten el espacio con una de las varias cámaras (y su persona a cargo) que va a registrar lo que hoy suceda. La pieza que está por el pasillo a la derecha es hoy la sala de control para todo lo que se va a escuchar, grabar y transmitir, y desde esta pieza corren cables por encima del pasillo hacia la sala que será la más poblada de la noche. La sala donde se estarán presentando primero el Duo Sankara y luego Quique Cruz y Maria Fernanda Acuña junto a su Q y M Ensamble.

 

DSC_0056 edit

Luthiers y sus obras en el living de la Casa. Foto: Valentina Squicciarini

 

Una noche de música donde el charango es el rey. Ya que este concierto íntimo anticipa el próximo Encuentro de Charango y otras Hierbas que sucederá en una semana más, el 29 y 30 de Julio. Es por eso que hoy la luthería se suma a la nutrida lista de disciplinas que trabajan juntas esta noche.

Quique Cruz explica la experiencia de un concierto así en una casa así:

Una casa donde se nota el cariño por lo que hacen y por quienes vienen a escucharlos. Vino navegado, café o consomé. Todos ofrecidos por los dueños de casa en bandejas para quien tenga hambre o sed mientras esperan el inicio o disfrutan del concierto. Bebidas que se ofrecen no con el sentido de cumplir con algún tipo de trato exclusivo, sino de lograr hacer sentir a quien visita esta casa como parte de ella. Hacer que se sienta como una noche de escuchar música en tu casa, sólo que la de hoy está tocada en vivo.

Las reservas estaban hechas con mucha antelación. 30 personas sentadas dentro de la sala que habían confirmado su asistencia y una veintena más que se habían entusiasmado sin dar aviso, repletaban la casa.

Los primeros en sentarse bajo la luz del escenario fue el dúo Sankara. Felipe Valdés y Fernanda Mosqueda además de ser ambos dueños de casa, son parte del equipo organizador del Encuentro de Charango y otras Hierbas, de modo que este comienzo de concierto es también para ellos el comienzo de una ajetreada semana que culminará con las 2 jornadas de charango en San Joaquín.

DSC_0055 resized

Dúo Sankara. Foto: Valentina Squicciarini

La música de Sankara es un viaje de emociones. Sus canciones, como brisas cálidas, nos elevan y hacen flotar ahí, atentos e indefensos, ante la música que frente a nosotros está sucediendo. Sólo cuerdas – vocales y de nailon – suenan en la Casa, y nos envuelven en sus suaves vibraciones sin que nos demos cuenta. Se escabullen entre los asistentes y los arropan en su calidez. Si no me cree:

La sincronía entre ellos parece natural, sus años de compartir casa y música les han otorgado su propio lenguaje. Uno que también conocen los otros invitados de esta noche, Quique Cruz y Maria Acuña, quienes acompañan el último tema de Sankara y se quedan en el escenario para, junto al resto de su Q y M Ensamble, continuar llenando de música esta Casa de barrio Matta.

 

DSC_0091 editada

Q y M Ensamble. Foto: Valentina Squicciarini

Lo que presentan Q y M ensamble es otro aspecto de la música latinoamericana. Un espíritu de exploración algo más intrépido, que se hace de armas más estruendosas, como la trompeta y el cajón peruano, para adentrarse en la jungla de la música de este lado del mundo. El experto control de las dinámicas en sus temas y la sensible utilización de los timbres dentro del ensamble es reflejo de la vasta experiencia y oficio de sus integrantes. Cada canción puede descubrirse de nuevo siguiendo las acrobacias de cada uno de sus instrumentos.

La noche termina con todos sobre el escenario, Sankara y Q y M ensamble tocando juntos un tema compuesto por Quique Cruz para un documental sobre Pablo Neruda, “Pachacuti” suena para finalizar una noche más de música en la Casa Merkén.

Cuando la música termina y toca apagar los equipos para unirse a la convivencia post-concierto, me quedo pensando en esta Casa y su capacidad de albergar encuentros de este tipo, en que todo es grato, genuino y de altísima calidad (y calidez). Esta casa donde la estrella es la música. A ella se le rinde tributo y se le adorna bien; se cuida que donde ella se presente sea adecuado; que pueda sonar como se compuso y que puedan escucharla como se debe. Una casa para la música:

Y aunque escucharlo nunca será lo mismo que vivirlo, vale la pena compartir la experiencia:

Escucha el Concierto:

 

Sankara

 

Q y M Ensamble

Comentarios

Leave a comment

Su dirección de correo no se hará público.