Femme: Primer Show de Lucha Libre Femenina en Chile


 

 

Lanzándose unas a otras contra la lona, pegándose patadas voladoras a la cara y a sillazos se presentaron las tremendas luchadoras de Femme este sábado recién pasado en el primer show de lucha libre exclusivamente femenina de Chile. Se presentaron alrededor de 15 luchadoras en una serie de combates 1 contra 1 y combates de 4 esquinas en este primer show de la empresa de lucha libre Femme, en Luxor. Y he aquí las primeras impresiones de Zombis Con Crema, por parte de su pequeño servidor, Drope Stein, a comentar en el siguiente programa en Radionauta Online.

 

 ¿Lucha libre profesional en Chile? ¡Claro que sí!

 

Porque durante los últimos 10 años la lucha libre en Chile ha crecido de manera exponencial, a una velocidad que pocas veces se ha visto en cualquier otra industria del entretenimiento o deporte (en este caso, «entretenimiento deportivo») nacional. Existió en algún momento iniciativas de lucha libre profesional en eventos como «Los Titanes del Ring», pero que siendo sólo programas de televisión individuales, nunca realmente abrieron una industria. Sin embargo, durante los primeros años de la primera década del 2000 sí comenzó a crecer un ánimo de montar espectáculos de lucha libre como los que nos llegaban constantemente de EE. UU. Y en aquellos muy precarios inicios la lucha libre chilena no era más que algunos pequeños grupos de amigos improvisando movimientos en el patio de alguna casa o bodega. Sin embargo, en pocos años el entusiasmo creció y creció, comenzando a proliferar numerosas agrupaciones con intenciones de realizar shows de nivel profesional, pero que no pasaban de pequeños shows en gimnasios, sin una producción notoria. Y ya durante la primera mitad de esta década algunas de estas agrupaciones maduraron, otras nuevas aparecieron, y comenzamos a ver los primeros shows de calidad internacional, en mucho mejores lugares, con producción audiovisual profesional y con luchadores con bagaje internacional. Y hoy en día tenemos a empresas de nivel reconocido en la industria, donde no solo vemos una muy alta calidad de luchas y producción, sino que incluso se atraen a luchadores profesional de distintos países a participar de nuestros show (sí, también de la WWE).

 

Calidad profesional vs. industria profesional

 

Y alto aquí, que uso el término «profesional» refiriéndome solamente a la calidad de luchadores y producción y no a una industria profesional, porque recién este año estamos comenzando a ver algunos indicios de luchadores que puedan ganar algo de dinero con su arte, cosa que a los espectadores nos beneficiaría inmensamente… ¿Por qué? Porque en un ambiente donde un luchador(a) puede vivir de su dedicación, se abre la posibilidad a que invierta la totalidad de su tiempo a entrenar y perfeccionarse, disparando la calidad del espectáculo. Hoy en día prácticamente todos los luchadores en Chile deben equilibrar su tiempo entre gimnasio y entrenamiento vs. trabajo de lunes a viernes. Así que cuando vaya a ir a un show, póngase con su entrada de la misma forma que se paga sus chelas en la noche o la BIP durante el día, porque por cada «¿me anotai en la lista?» que alguien pide, se aleja unas lucas más el sueño de la lucha libre realmente profesional.

 

Una industria de rápido desarrollo, tanto en lo técnico como en lo social… ¡Mujeres al poder!

 

Porque si el crecimiento de la calidad de lucha y de producción de los espectáculos ha sido increíblemente rápido, su desarrollo en lo humano también. En Chile llevamos décadas empujando para que la equidad entre hombres y mujeres se corrija, mientras que en la lucha libre, en menos de una década pasamos de luchas «accesorio» a ver el nacer de la primera empresa donde las mujeres son el «main event», el centro del show; las heroínas de cada uno de sus fanáticos en el público.

En cada una de las empresas de lucha libre hay una pequeña porción de luchadoras que realizan combates separados de los hombres y, en algunos casos, mezclándose. Y dentro de ese subconjunto vemos siempre a alguna luchadora destacar entre el resto (¡la estadística funciona!) Y hace muy poco en la LuchaCon (convención anual de lucha libre) pudimos ver una porción de show de lucha libre solo de mujeres… ¿Y qué ocurrió? ¡Se robaron el show completo! Se enrostró al público que las luchadores son tan capaces como cualquier hombre, de realizar un show protagónico, que haga vibrar al público, demostrando energía, fuerza y carisma.

 

 

Mientras en muchas industrias se sigue peleando contra el machismo, el sexismo, el racismo o cualquier otro tipo de discriminación o segregación, aquí nuestras luchadores botaron esa tremenda piedra de tope, sólo en una tarde, y a punta de lazos al cuello y bombazos a contra lona.

 

¡Femme!

 

Y así nació esta empresa, Femme, reuniendo a las mejores luchadoras de todo Chile en un evento histórico donde fueron ellas las completas protagonistas del espectáculo. Y quizás algo de eso influyó en la espontánea reacción del público cuando la muy a la moda, pero conflictiva, luchadora Jessy le gritó «¡Cuenta, imbécil!» al réferi, encendiendo al público que no paró de gritarle igual durante prácticamente todo el show al desafortunado árbitro, que sólo era uno de los dos únicos hombres en Femme. ¡Esperemos que para el próximo show el público se apiade del esforzado juez! 😂

 

 

Y fueron alrededor de 15 luchadoras, de distintas partes de Chile, que nos dieron un tremendo espectáculo, sin nada que envidiarle a otras de las empresas de alto nivel. Con una mezcla de acrobacia, rudeza y carisma que pocos hombres pueden lograr.

El show contó no sólo con una serie de combates memorables, sino que nos dio señales de la historia de fondo entre las luchadoras, preparándonos y generando muchas expectativas para el segundo capítulo el sábado 28 de este mismo mes. Vimos a una caótica Red Quinzel interrumpiendo un combate a batazos, la consolidación del carismático equipo entre la legendaria Alison Evans y la actual campeona de Femme, Alexandra, y la incertidumbre que nos dejó la aérea por excelencia Tyra Fly luego de, al parecer, lesionarse después de un tremendo «moonsault» (mortal invertido con el cuerpo estirado) desde la tercera cuerda, que nos dejó a todos con ganas de ver más de sus acrobacias.

 

Lo bueno, lo malo y lo feo

 

Lo mejor de todo fue cómo cumplieron y sobrepasaron todas nuestras expectativas cada una de las luchadoras con un show lleno de fuerza y una excelente conexión con el público, donde la experiencia y la potencia de cada una se hizo notar de forma impecable. Si usté’ en su casa sólo tiene en la memoria y ha visto las chillonas peleas de tirones de pelo entre muchas de las amigdalíticas luchadoras de la WWE, dese un gusto y vea cómo combaten luchadoras completas y serias en esta nueva empresa. Y muy notable también ese inesperado momento al final donde las luchadoras salieron de sus camerinos y se dieron el tiempo para compartir en persona con el público, sacándose fotos, conversando y firmando autógrafos a casi todos los fans, cosa que no es muy usual ver en un espectáculo de lucha libre.

Lo malo va de parte de la producción del evento que tuvo algunos errores que si bien causaron molestia o decepción, no generaron rechazo ni redujeron en lo más mínimo el ánimo de seguir conectados a esta nueva iniciativa. Por una parte hubo un retraso de una hora completa para poder entrar al lugar, aparentemente debido a la lluvia y dificultades logísticas, que terminamos pagando los espectadores haciendo hora (literalmente) afuera protegidos sólo por un poco perfecto techo de policarbonato. Lo esperanzador es que es algo de algún modo comprensible y que uno no espera que vaya a pasar más de una vez; la experiencia hace grande a cualquier empresa. Y lo segundo fue la presentadora, que si bien pudo cumplir algunas  expectativas visuales para parte del público masculino, no dio para nada con el nivel de animación que exige un evento de lucha libre de esta categoría. No sabemos si nunca vio un show de lucha libre en su vida o si quizás nunca tuvo entrenamiento o experiencia animando shows que requieren energía y potencia en la voz. Varias veces no anunció el nombre de las luchadoras o las anunciaba cuando el nombre de la misma ya estaba en las pantallas gigantes y la música llevaba ya segundos sonando. No sé ustedes, pero no veo que su tradicional atractivo físico justifique la falta de una animación que concuerde con el nivel del evento.

Y de feo yo no vi nada. Pero tampoco diré quiénes dos me gustaron más (!)

No, ya, en serio. Feo fue la baja abrupta de precio en puerta que se anunció el mismo día del evento (casi a la mitad del original), dejando a muchos fans indignados después de haber comprado sus entradas en preventa a un costo mayor. Y creo que eso también es una oportunidad de mejora y aprendizaje para la producción que, quizás, debió solo asumir que un día con una inesperada lluvia torrencial y un gran concierto de rock de varias bandas al mismo tiempo, era un nivel de competencia que hubiera hecho desaparecer a muchos otros tipos de shows de lucha libre del mismo nivel. No sé qué tanto aumento de público habrá significado esa inesperada oferta.

 

¿Vale la pena seguir la saga e ir al siguiente show?

 

Por supuesto que claro que sí. Dentro del muy buen abanico de espectáculos de lucha libre que tenemos actualmente en Chile, Femme ya se posicionó automáticamente como uno de los grandes. Así que esperaremos ansiosos al segundo capítulo y recomiendo completamente a todos quienes leen a que reserven desde ya sus entradas para la siguiente presentación.

 

Pero, pero, pero, ¿y su resumen de las luchas?

 

Esperen, que yo no soy experto en análisis luchísticos. Creo que para estas cosas los chicos de Fanáticos Lucha Libre Chile tienen información muchísimo más específica de cada enfrentamiento 😉

Solo mencionaré, aparte de lo que dije más arriba de algunas de las luchadoras, que fue notable el intento de trampa de Kristy, la muestra de fuerza de Afrodita, el carácter y rudeza de Illyria, el intento de congeniar con el vapuleado réferi de Morganne, el esfuerzo de la sobrepasada porteña Cielo Violeta, la muy experta Sara Phoenix, la difícil personalidad de Jessy, el tremendo estilo de Nikki, la imparable y cabrona Tifanny, la carismática y fuerte Prima Zomer y la fortaleza y garra de la finalmente derrotada Electra.

 

¡Buenas fotos!

 

Sí, buenísimas, pero no son nuestras. Las tomó Sebastián Pérez, fotógrafo seco, pero lo que es seco, para registrar eventos deportivos y cosas bacanes. Pueden ver todas las fotos que sacó para el evento en este link.

 

¡Nos vemos! Y nos escuchamos el jueves que viene, a las 20:00 hrs., a través de este mismo sitio, o por streaming con video desde el fanpage de Radionauta, para seguir comentando este tremendo lanzamiento en el próximo capítulo de Zombis Con Crema junto a Bárbara Usagi, en Radionauta Online.

¡Aaaaaatángana!

 


 


Drope Stein
Twitter: @DropeStein
Instagram: @DropeStein
Facebook: Drope Stein

 


Comentarios